Cómo matar

pollos.jpg

Por contradictorio que pueda parecer, en España existe una ley de protección animal a la hora de matar a los animales.

Estos animales nacen en granjas intensivas, y son considerados menos que objetos. Muchos de ellos nunca llegan a pisar la tierra, sentir la lluvia en sus cuerpecitos, ni ver el sol, hasta que llega un día en el que los cargan en camiones, muy asustados ya que nunca han visto nada así.

Para ellos será el primer y último contacto con el mundo hacia su triste final. Al llegar al matadero se les deposita, en caso de ser necesario, en una sala de espera, donde en un máximo de unas pocas horas les llegará el turno de ser aturdidos o bien matados de forma “instantánea”, aunque esa es la teoría y muchas veces dista mucho de la realidad, para posteriormente ser desangrados aún con vida. El aturdimiento es el proceso inducido que causa la perdida de consciencia y sensibilidad al dolor, incluido cualquier proceso que cause la muerte instantánea.

pollos

Foto: Rubén Lucía

 

En el matadero, los trabajadores son los encargados de realizar el aturdimiento, además de ser los encargados de evaluar la eficacia del método de aturdimiento y asegurarse de que los animales no recobren la consciencia. En este proceso también habrá un veterinario. El trabajo de este, lejos de ser el de cuidar o proteger a estos seres, se limitará a comprobar la sensibilidad y consciencia de los animales, es decir, si hay presencia de vocalizaciones, de reflejo corneal, ritmo respiratorio o intentos de reincorporación.

Los métodos de aturdimiento más frecuentes són:

Bovino: pistola de perno cautivo penetrante: puede ser de aire comprimido o de cartucho vacío. El daño puede provocar la muerte, también puede provocar convulsiones.

Ovino caprino: electronarcosis: es el más utilizado y también se puede usar en otras especies. Se aplica en la cabeza o cabeza y tronco. Los expone a una corriente que provoca una epilepsia generalizada y una parada cardíaca.

Ganado porcino: exposición a Co2 de alta concentración: aproximadamente del 90% y se aplica en unas norias. La pérdida de conocimiento no es inmediata, el tiempo de exposición suele ser de 3 minutos, después pasan a ser desangrados. En todos los casos el sangrado se realizara lo antes posible después del aturdimiento, mediante el corte de las arterias carótidas.

Foto: Rubén Lucía

Foto: Rubén Lucía

 

Como es fácil imaginar, un animal que en toda su corta vida solo ha visto cuatro paredes, todos estos cambios les causa un pánico extremo, y lo más importante esto no es necesario. La finalidad de los animales debería ser la de vivir sus propias vidas, no para llenar el estomago de nadie cuando no es necesario ni ético y hay infinidad de opciones más saludables y deliciosas.

Infórmate de como llevar una dieta Vegan 100%

Nosotros podemos ayudarte. No formes más parte de esto.

Esther Ruano, dpto. Concienciación El Hogar ProVegan

Foto: Rubén Lucía

Foto: Rubén Lucía

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *